JA Teline V - шаблон joomla Форекс
22
Tue, May

LOCALES

El retiro de la cruz de la torre norte de la Catedral de Guayaquil falló este domingo. La estructura superó en peso al helicóptero que buscaba por tercer día consecutivo retirarla para su restauración y esta cayó sobre un pasadizo del templo.

La pesada estructura de hierro recubierta con cemento y yeso cayó en un pasadizo interior de la Catedral, ubicada en Chimborazo y Clemente Ballén, sin provocar víctimas mortales, pero sí susto entre los transeúntes que pasaban por el lugar y los feligreses que participan de la misa de las 18:00.

El hecho ocurrió pasadas las 18:00. Uno de los transeúntes que pasaba por el lugar señaló que el helicóptero tenía agarrada la base de la cruz, pero que esta se viró hacia la izquierda, partiéndose de la torre y cayendo a un área del parqueadero del templo.

A esa hora no estaba cerrado al paso vehicular la calle Clemente Ballén por lo que los vehículos transitaban normalmente, dijo Carolina Cesme, quien reclamó que aparentemente no hubo un operativo de control vehicular como el pasado viernes.

El arzobispo de Guayaquil, Monseñor Luis Cabrera, dijo minutos después de este accidente que ya no se removerán la cruz de la torre sur, ni el Cristo de la Catedral, tras lo ocurrido esta tarde con la torre norte. E indicó que se restaurará la cruz de la torre norte.

"Hay que llevar para que lo restauren", dijo; y sobre las otras estructuras, recalcó que no se moverán. "Esa estructura se deja, eso queda clarísimo, habrá que poner todas las seguridades, andamios, tendrá que hacerse en el mismo lugar, el Cristo igual, eso no se me toca, es una cuestión técnica, no se puede arriesgar, es además un patrimonio cultural, patrimonio histórico".

Monseñor Cabrera explicó que tenían todos los permisos para el retiro de la estructura y que no fue una "actuación arbitraria, fue pensada".

"Yo había pedido varios puntos para dar paso a esto (el retiro de la cruz). Primero un informe técnico, cuál es la estructura de la torre, de la cruz; luego, los permisos legales, todos los protocolo que se deben seguir ante la Municipalidad de Guayaquil, informe de Patrimonio Cultural; tercero, la seguridad", dijo.

"Luego otros cálculos y más de orden operativo, de aeronáutica, entonces con todo esos procedimientos es que se llevó a cabo esta operación", sostuvo.

El arzobispo manifestó que "siempre hay algo que falla, algo fortuito y sucedió lo que pasó, menos mal no hay una víctima humana, cayó a un pasadizo de la catedral y tampoco afectó a otra estructura de la catedral", indicó.

Monseñor Cabrera indicó que al ver la estructura caída, esta estaba bien hecha, de hierro y revestida de cemento y yeso, ha sido el cemento y yeso que con el pasar del tiempo comenzó a desprenderse y esa fue la motivación principal para la restauración, más de una persona había recibido un golpe".

Fuente: eluniverso.com