JA Teline V - шаблон joomla Форекс
21
Wed, Feb

EDITORIAL

Un triunfo “pírrico”, es aquel que se da, cuando pese a la victoria, un bando, queda tan destruido que en el futuro sólo puede cosechar derrotas.

Se lo menciona en recordación del Rey y  General griego Pirro, el que dijo luego de una victoria ante las legiones romanas, con las que mantenía en guerra: “Otro triunfo como este y llegaré sólo a casa”.

Eso es lo que obtuvo este Jueves 3 de Diciembre, el Movimiento gobernante Alianza País, cuando con 100 votos por el SI, 8 en contra y una abstención del Asambleista Fernando Bustamante, logró la aprobación de las Enmiendas Constitucionales, las cuales según expertos no son tales, sinó verdaderas Reformas para cuya aprobación, se requiere de una Asamblea Constituyente y luego de un Referendum ratificatorio del electorado.

De acuerdo a la empresa CEDATOS, que tiene toda nuestra credibilidad, luego de entrevistarse a mas de dos mil personas, en las tres principales ciudades del país, Quito, Guayaquil y Cuenca, se determinó que un 83 por ciento de los ciudadanos, rechaza el método realizado por la Asamblea, basado en la Constitución, y pide que se consulte su opinión sobre temas de tanta importancia para la vida del país.

Esta representativa masa de ciudadanos, si se mantiene sólidamente unida presentando candidatos únicos de la oposición, por supuesto que le va a pasar la factura a Alianza País, en los comicios venideros del 2017, y a lo mejor mejor como el Rey y General Pirro, “tendrán que  regresar solos a sus casas”.

La premisa de que la Democracia se fortalece con la presencia del pueblo en las urnas, que fue considerada por los actuales gobernantes, en nueve ocasiones, inclusive en una de ellas, para preguntarle al pueblo sobre nimiedades, como si deben mantenerse las peleas de toros, de gallos, si siguen funcionando los casinos o no, entre otros temas; fue dejada de lado por su cúpula dirigencial, encabezada por el propio Presidente Correa, y se prefirió que sea la gran mayoría de Asambleistas que ejercen sus funciones en la Asamblea, los que tengan el protagonismo en este proceso de cambios constitucionales, desatendiendo el clamor popular, de ser consultados.

Mientras se desarrollaba la Sesión este Jueves en la Asamblea, varios legisladores, no se presentaron a cumplir su obligación de debatir los temas propuestos y registrar su voto, lo cual es una irresponsabilidad ante sus electores.

Tampoco estamos de acuerdo en que, por no agradarnos el proceso cumplido se hable de “desobediencia civil”, cuando lo procedente es que se respeten las leyes legalmente expedidas y pensar que jurídicamente las cosas se deshacen como se hacen, en el futuro.

 

Lcdo. José Luis Medina Correa