JA Teline V - шаблон joomla Форекс
21
Wed, Feb

EDITORIAL

El mundo civilizado en todos los puntos cardinales y estratos sociales, se encuentra verdaderamente alarmado y ha rechazado en forma enérgica, la espantosa matanza ocurrida en la Universidad de Garissa, de la ciudad del mismo nombre, al este de Nairobi, la capital de Kenia en el África, a 150 Kilómetros de la frontera con Somalia, país con el que los keniatas, mantienen una abierta conflictividad que ha llegado al enfrentamiento bélico inclusive.

Esta mortandad se produjo cuando un comando armado de Islamistas asesinó sin misericordia a 150 estudiantes de este centro de estudios superiores, y además dejó 70 heridos y decenas de desaparecidos.

El hecho ocurrido este Jueves 2 de Abril 2015, cuando el mundo Cristiano se aprestaba a conmemorar la muerte de Cristo en la Cruz del Calvario, en la denominada Semana Mayor, sucedió en el momento en el que cinco hombres fuertemente armados ingresaron a la Universidad, asesinando a los dos únicos guardias armados presentes, para luego y durante 16 horas dedicarse a asesinar a diestra y siniestra a los universitarios que se encontraban a su paso.

Lo más grave para el mundo actual, es que acribillaban a balazos a quienes en el nombre de Dios clamaban por misericordia para sus vidas, pedían a Cristo que los salve. Además los asesinos hacían preguntas del Corán a sus víctimas y quienes se quedaban callados, eran asesinados en el momento, porque no eran musulmanes.

La matanza del grupo llamado Al SHABAB y que pertenece al Estado Islámico, estuvo motivada, no sólo por la rivalidad entre Kenia, cuya población es de mayoría cristiana, y su vecina Somalia, de totalidad musulmana, sino también por el hecho de que los extremistas seguidores del Corán, creen firmemente que deben asesinar a quienes no profesan su misma fe religiosa.

Estamos por lo tanto, ante graves enfrentamientos entre ciudadanos que profesan una fe religiosa diferente, lo cual es motivo de alarma para todos los ciudadanos del mundo, porque significaría que hemos regresado a la época de las Cruzadas, que se dieron para vergüenza del mundo, cuando los autodenominados cristianos fueron dizque a liberar los sitios sagrados de Palestina, en donde Cristo vivió y murió, provocando muchos muertos y heridos, entre los árabes que allí habitaban.

La persecución de quienes no eran cristianos fue una vergüenza para la humanidad, cuando la llamada Santa Inquisición, asesinó a miles de personas, al mando de la Iglesia Católica, la que torturaba y mataba a quienes no obedecían los dogmas del Sumo Pontífice. Están aún latentes en la memoria de la humanidad, las crueles acciones del monje agustino Torquemada, al Mando de los Tribunales Inquisitorios en España.

¿Será acaso que los musulmanes se están vengando de esos actos ignominiosos, que hicieron en su contra los llamados cristianos, de esa época?.

Los radicales islamistas están dispuestos, como lo hizo el profeta Mahoma y sus seguidores, a usar la violencia para imponer y extender su fe en el mundo. Los hechos así lo demuestran.

Si los países occidentales, incluidos los cristianos, responden con la misma violencia a estas acciones, todo está listo para que la humanidad viva una Tercera Guerra Mundial, de impredecibles consecuencias.

 

Lcdo. Jose Correa Medina

 

.