JA Teline V - шаблон joomla Форекс
29
Sun, Mar

EDITORIAL

Jesucristo, el hijo de Dios, nuestro amado Salvador, que dio su vida en una ignominiosa Cruz Romana, por nuestros pecados, ya lo predijo hace más de 2000 años, y está escrito en el evangelio de San Mateo, cap. 24, versículo 7, de la Biblia, cuando predijo “…...y habrá pestes, y hambres y terremotos en diferentes lugares”.

 

De acuerdo al diccionario de la RAE (Real Academia Española de la Lengua), peste tiene varios significados, el más importante: “Enfermedad contagiosa y grave que causa gran mortandad”. El Diccionario OCÉANO UNO, Edición 1994, dice “Enfermedad contagiosa endoepidémica”, es decir provocada por vectores plenamente identificados.

Hasta el momento de escribir este Editorial, en varios países del orbe, muchos de ellos del primer mundo, el número de muertos pasa de los 3 mil. En el caso de nuestro país, Ecuador, hay 6 infectados que están siendo tratados, luego de dar positivo en los exámenes sobre el contagio.

Los que somos creyentes y leemos la palabra de Dios, esta advertencia de nuestro Salvador Jesucristo, se da cuando Él, ya estaba en Jerusalén y se preparaba para su crucifixión. Salió del templo y los discípulos le mostraron los edificios del mismo. Allí expresó una de sus profecías cuando dijo: ¿Veis todo esto? De cierto os digo, que no quedará aquí piedra sobre piedra que no sea derribada.

En efecto, luego de 70 años, esto se cumplió al pie de la letra, al rebelarse el pueblo de Israel de sus conquistadores romanos. Tropas de este imperio, destruyeron el templo, que era motivo de orgullo en los naturales de esta ciudad, el que hasta ahora ha sido reconstruido, y sus restos, son lo que ahora se conoce como “El Muro de los Lamentos” .

Cuando salieron, fueron al Monte de Los Olivos, y allí estando Él sentado, se le acercan sus discípulos y le hacen la pregunta que estaba bullendo en sus cabezas en ese momento: Dinos, ¿cuando serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?. La respuesta de Jesús es muy amplia. Allí profetiza una serie de situaciones que vivirá el mundo, especialmente lo de las epidemias, guerras y terremotos, y les advierte con claridad, el inexorable cumplimiento de sus profecías. En los versículos del 35 al 39 de este mismo capítulo les dice: “Cielos y tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. Pero del día y la hora nadie sabe, ni aún los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre. Mas como en los días de NOÉ, así será la venida del HIJO DEL HOMBRE. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre”.

 

AUTOR: Lcdo. José Luis Medina Correa.

0
0
0
s2sdefault

Wilar Radio

wilar1

Radio Atalaya

Radioatalaya

Radio Casa de la Oración

Radio Casa de Dios

LOS ARTÍCULOS MÁS POPULARES

Jesucristo, el hijo de Dios, nuestro amado Salvador, que dio su vida en una ignominiosa Cruz Romana,...

  Cuando la Comisión de Fiscalización de la Asamblea Legislativa Ecuatoriana resolvió, en contra...

El pedido de la Alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri a la Policía, y a lo mejor, va también a los...

Ya aparecen, se los ve muy lejos, diminutos, pero el ruido que provocan, los alaridos que lanzan estos...

Este 9 de enero del 2020, los ecuatorianos, recordamos los 20 años de vigencia de una medida económica:...

Guayaquil, 5 de Enero 2020 Por: Lcdo. José Luis Medina Correa. Ecuador, un país inmensamente rico...

Guayaquil, 5 de Enero 2020 Por: Lcdo. José Luis Medina Correa. Ecuador, un país inmensamente rico...

  El Presupuesto General del Estado no fue aprobado por la Asamblea Legislativa, porque no coincidieron...